¿Qué es una fosa séptica y qué función tiene?

Desde el imperio romano, el correcto desecho de las aguas residuales producto de las actividades diarias, ha sido una constante preocupación del ser humano. En las ciudades modernas, contamos hoy en día con amplios sistemas de alcantarillados que llevan las aguas servidas desde las casas, negocios e industrias, hasta plantas donde se tratan y se reciclan para diversos fines.

Sin embargo, la construcción de estos sistemas requiere de ingentes montos de inversión por parte de las ciudades. Por lo tanto, el sistema de alcantarillado, no llega a todos los puntos de las ciudades o a zonas más aisladas con poca densidad poblacional. Es en estos casos, donde se utiliza un sistema de alta efectividad, como lo es: una fosa séptica.


¿Qué es una fosa séptica?

Una fosa séptica es, en términos muy sencillos, un pozo o un recipiente al que desembocan y se depositan las aguas residuales de zonas residenciales, agrícolas o industriales. El mecanismo de la fosa es muy sencillo. Por efecto de la sedimentación, los residuos de mayor densidad se depositan en el fondo de la fosa y permanecen en la superficie el agua y residuos menos densos.

Las fosas sépticas, están construidas de diversos materiales como: Hormigón armado, polietileno o fibra de vidrio.
Por lo general, están compuestas por dos cámaras. La primera contiene las “primeras aguas” que desembocan de las tuberías, ahí se produce la sedimentación de los residuos sólidos. En la segunda cámara, pasan los líquidos ya decantados y/o desintegrados en el líquido.


Elementos de la fosa séptica

La construcción de una fosa séptica, debe seguir una serie de regulaciones. En España, deben seguirse las normativas establecidas por la Unión Europea, donde se establecen las medidas de la fosa, en relación al número de personas servidas, materiales de construcción y sistemas de alimentación, desagüe y respiración.

La construcción de una fosa séptica debe contemplar:

  • Una o varias cámaras de recepción de residuos: en éstas se depositan y decantan las aguas residuales. La función de la segunda y sucesivas cámaras es filtrar de sedimentos sólidos las aguas.
  • Una tubería de alimentación: Esta, debe estar dispuesta de tal modo que la caída de agua no interrumpa el proceso de sedimentación
  • Zona de sedimentación: Aquí se acumulan los residuos sólidos.
    Un respiradero: Durante la descomposición de residuos orgánicos, se generan gases que pueden ser inflamables y peligrosos, deben evacuarse de manera segura.
  • Una entrada de registro: por esta entrada se verificará el estado de la fosa y por donde puede realizarse la extracción, limpieza y vaciado periódico.
  • Tubería de salida: Esto se hace en los casos en las que las aguas decantadas vuelven al sistema de alcantarillado o donde se realiza el vaciado.

Es importante tener en consideración que las fosas sépticas, son soluciones muy efectivas pero deben tener un mantenimiento periódico de la fosa aséptica a fin de eliminar obstrucciones en la entrada y salida, liberación de obstáculos en el sistema de respiración, además de su vaciado periódico a fin de optimizar su uso.