Problemas más frecuentes en las tuberías de desagües

Abrir el grifo y usar agua corriente se ha vuelto tan habitual, que tendemos a olvidar el complejo sistema encargado de llevarnos agua a nuestras casas. Otro elemento que damos por sentado, es que toda el agua que consumimos, es desechada en la misma cantidad que llega a nuestros hogares. Para desechar las aguas servidas, existe una red de tuberías desde nuestros hogares al sistema de alcantarillado.


Sistema de desagüe

El desagüe de aguas residuales es un entramado de tuberías de diferentes diámetros y longitudes, que las recogen y desembocan. Generalmente, este proceso se realiza por gravedad, tubos más finos en los puntos internos de las casas, se van ensanchando y uniéndose a tuberías más anchas hasta sus desembocaduras en plantas de tratamiento.
Estas tuberías están fabricadas en diferentes materiales, desde tuberías más antiguas confeccionadas en hormigón, uralita y plomo hasta las más modernas fabricadas en PVC.

La complejidad de este sistema depende en gran medida del número de puntos de recolección, topografía del terreno y distancias recorridas por la tubería. Aunque su funcionamiento es muy sencillo, pueden presentar problemas que son necesarios de comprender para su prevención.


Problemas del sistema de desagüe

Problemas de la tubería

Como ya hemos dicho, las tuberías de recolección de aguas residuales han evolucionado en los materiales que se usan para su elaboración. Hace tiempo consistían en tuberías elaborados en materiales metálicos. Estos materiales, experimentan variaciones fisicoquímicas que los van deteriorando y disminuyendo su vida útil. Las paredes de la tubería experimentan corrosión por oxidación, fracturas y desprendimientos.

Las tuberías de PVC han reemplazado a las viejas tuberías de hormigón, uralita y plomo, probando ser un material con una mayor vida útil, sin riesgo de corrosión y con superficies internas que impiden en mayor medida los taponamientos de sólidos.

Curvaturas en exceso, número de puntos de recolección y mal uso.

Muchos ingenieros han optado por agregar un número en exceso de curvaturas a las tuberías cuando diseñan los sistemas. La adición de codos y ángulos muy rectos que causan que existan mayores obstrucciones de sólidos con la consecuencia de causar atascos en el fluido. Quizá por reducción de costes o puntos extras de desagüe, muchos inmuebles, tienen más puntos del que fueron planificados. Esto trae como consecuencia, una saturación de la capacidad del tubo, ocasionando roturas, colapso o despegue de juntas.

El uso inadecuado de los diámetros de la tubería es frecuente en construcciones. Cada tubería está diseñada para el desagüe de una cantidad de agua, si el diámetro es inadecuado, se sobrecarga con su consecuente colapso y/o obstrucción.

El método utilizado las juntas debe ser apropiado, es frecuente encontrar tuberías que separadas por utilización de materiales no aptos, en cantidades inadecuadas o mezclados con materiales degradantes.

La revisión de los sistemas de desagüe es muy importante en los inmuebles, la prevención reducirá costes, molestias y muchos dolores de cabeza en los habitantes de casas, edificios y comunidades. En Castillo Desatascos, utilizamos las mejores herramientas para el diagnóstico y resolución de problemas en las tuberías de desagües