Cómo prevenir malos olores de las tuberías

Para muchos, que las tuberías huelan mal es habitual. Pero nada más lejos de la realidad: Igual que se cuida la limpieza del resto de lugares de la casa, las tuberías también son importantes, y es que con una correcta limpieza y mantenimiento se puede evitar no sólo los malos olores sino que, posteriormente, se puede evitar un atasco.

La mayor razón por la que huelen las tuberías es que desechamos por el desagüe restos de comida. Estos, en vez de circular por la tubería de forma correcta, se acaban acumulando en el trayecto, formando un tapón y con ello la aparición de problemas.

Sin malos olores no son necesarios los desatascos

Los malos olores no son misteriosos, realmente aparecen por la acumulación de residuos que se cuelan por el desagüe. El mal funcionamiento que poco a poco se hace de las tuberías hace que estos desechos se acumulen en sus paredes (especialmente si vertemos residuos como aceite por el desagüe), desprendiendo malos olores porque normalmente se trata de residuos orgánicos; y además creando a la larga un problema de atranque que solo se puede solucionar contactando con una empresa de desatascos. Y decimos que solo se puede solucionar de este modo porque ya vimos lo que pasa cuando se intentan realizar experimentos caseros como el uso de bicarbonato. 

Por tanto, lo mejor es seguir algunas recomendaciones para evitar que esto ocurra:

  • En primer lugar, sin duda, es importante tener precaución a la hora de utilizar el desagüe y que no trague restos que puedan ocasionar estos problemas. Para ello, además de tener un cuidado especial, podemos disponer de un pequeño tapón o filtro que no deje pasar estas partículas.
  • Como es imposible evitar que algún residuo se cuele por el desagüe, es recomendable realizar una limpieza periódica de las tuberías.
  • Por último, es necesario revisar la instalación periódicamente. Muchas veces es preciso utilizar los servicios de desatascos porque la instalación de fontanería no es correcta o está muy deteriorada. Si observamos que con una limpieza a fondo y precaución no solventarnos el problema, es posible que el problema esté derivado de las propias tuberías.

Es conveniente revisar las tuberías periódicamente

Hay que tener en cuenta que los servicios de desatascos son necesarios normalmente porque las personas hacemos un mal uso del desagüe, pero debemos observar que no haya otros problemas que estén afectando a nuestras instalaciones. Los malos olores son solo un síntoma más de que algo deberíamos hacer.