El riesgo de los remedios caseros para desatascos

Los humanos somos especialistas en inventar las soluciones más inverosímiles y pintorescas para solucionar algunos problemas cotidianos. Los atascos de tuberías de desagüe son uno de los problemas más susceptibles a tratar de resolverse con remedios caseros. Algunos remedios suponen un grave riesgo de lesiones personales o agravar los daños existentes.

El desatasco de un desagüe es una operación técnica que involucra una serie de tácticas, herramientas y productos que deben ser manejados por profesionales. El proceso de identificar y resolver un atasco, es un proceso que implica una serie de conocimientos y cálculo de riesgos. 

Algunos procesos involucran equipos de gran potencia y elementos químicos que pueden ser peligrosos sin el entrenamiento adecuado. El sistema de desagüe tiene una interconexión con el resto de puntos de entrada y el sistema de alcantarillado. Un atasco mal abordado puede agravar una pequeña obstrucción y transformarla en un taponamiento mayor. 

Veamos algunos de los remedios caseros más comunes y las probables consecuencias negativas que pueden tener en el sistema y en la seguridad de las personas. 


Los remedios caseros más comunes en desatascos

Las empresas de desatascos en Sevilla reciben diariamente llamadas de personas que han usado remedios caseros y han visto como la situación ha empeorado. Sin contar los accidentes causados y las serias lesiones físicas por desconocimiento de las reacciones de ciertos componentes.

Soda Cáustica

La soda cáustica o hidróxido de sodio, es uno de los componentes químicos más usados indiscriminadamente en los atascos de desagües. Este componente es extremadamente corrosivo, así como agresivo con la piel y las mucosas como ojos, boca, nariz o genitales.

La soda cáustica puede reaccionar violentamente con el agua, ácidos de los alimentos, productos detergentes o los materiales de las tuberías. Añadir soda cáustica a una tubería puede causar una erupción que puede producir quemaduras químicas de tercer grado.

Perchas o alambres 

Muchas personas introducen perchas de ropa, alambres, varillas o cualquier otro tipo de objetos con la intención de eliminar atascos. Esta práctica, no sólo puede causar lesiones en manos, ojos y el rostro, puede romper la tubería agravando aún más el problema.

Por otro lado, empujar un tapón con un elemento físico puede mover el atasco hacia un punto más intrincado, compactar el taponamiento y agravar el problema. Algunas personas unen estos elementos a taladros o rotores, lo que puede significar un problema aún mayor.

Refrescos, limón, sal o agua hirviendo

Estos son algunos de los remedios más comúnmente aplicados. No solo pueden ser una pérdida de tiempo evidente sino que la reacción de ciertos elementos puede ser peligroso para la seguridad física. Además, usar agua a altas temperaturas, ácidos u otros químicos, puede disolver el adhesivo de las juntas de las tuberías causando un mayor daño al sistema.

Ante un atasco, lo mejor es llamar a los profesionales y contactar con una empresa de desatascos. A la larga, esta será una decisión más rápida, económica y sobre todo segura para resolver un atasco.