Limpiar el jardín sin riesgo de atascos

Los atascos de desagües de jardines y terrazas son una de las primeras causas de llamadas a las empresas de desatascos en Sevilla. La acumulación de hojas, ramas y materia orgánica en sumideros de jardines es más común de lo que pensamos.

En muchos casos, los atascos se producen debido a que la lluvia arrastra la materia orgánica hacia los desagües. Jardines que no tienen una labor de limpieza continua y cuyos desagües no tienen la debida protección, son los más vulnerables. Especialmente en la temporada de otoño y primavera, en la que los procesos naturales de deshojado y salida de nuevos brotes son más prominentes. 

Limpiar el jardín de manera periódica es una de las medidas más eficientes para evitar que la materia orgánica se acumule a un punto de riesgo de atasco. Sin embargo, para limpiar el jardín y evitar aumentar el riesgo de atascos, se deben cumplir unas cuantas medidas protectivas.

Por descuido, desconocimiento o falta de recursos, algunos propietarios, jardineros aficionados o personas sin preparación, incurren en errores a la hora de limpiar el jardín. Los jardineros profesionales saben muy bien la importancia de proteger las entradas de agua y las alcantarillas cuando realizan su labor, pues los restos vegetales son una muy buena fuente de atascos.

Veamos qué hacen los profesionales para evitar que cortar el césped o cuidar un poco el jardín no se convierta en una auténtica pesadilla. A continuación podremos ver 5 consejos para limpiar el jardín con seguridad.

5 tips para limpiar el jardín sin atascar los desagües

La jardinería es una tarea muy relajante y apasionante. Sin embargo, para que no tengamos problemas con nuestras tuberías, debemos:

1- Tapar los sumideros

Utilizando tapas especiales de venta en tiendas de bricolaje o simplemente haciendo un tapón casero, debemos tapar la entrada de agua en el suelo. Esto impedirá que los restos de hojas, ramas o césped entren en el desagüe.

2- Cortar y recoger

Especialmente con el césped, debemos evitar esperar hasta el final para recogerlo. El viento suele arrastrar los restos de césped cortado y muchas de estas briznas pueden terminar en el desagüe. Una opción muy recomendable, en la medida de lo posible, es usar cortadoras de césped con depósito de residuos.

3- Acumular lejos de los desagües

Si debemos barrer o pasar el rastrillo por el jardín y acumular hojas para recogerlas posteriormente, trataremos al máximo de hacerlo lejos de los puntos de desagüe. De manera involuntaria, muchas hojas pueden terminar en las tuberías, causando obstrucciones.

4- Nunca regar antes de recoger

Muchas personas usan los sistemas de riego, mangueras o chorros como una manera de limpiar los restos de setos, césped u hojas. Esta agua invariablemente irá a los desagües, causando obstrucciones.

5- Nunca quemar hojas

Sumado al altísimo grado de incendios y  la contaminación ambiental que provoca, la práctica de quemar hojas del jardín es terrible para el desagüe. Las cenizas, hojas incombustas, tizones y otras materias, son más ligeras por lo que pueden terminar en las tuberías causando serios tapones y atascos.