Cimex Lectularius: La chinche de cama

Hoy vamos a presentaros a otra protagonista habitual dentro de nuestros servicios de control de plagas, que no es otra que la chinche de cama o, como se conoce científicamente, Cimex Lectularius.

Este tipo de chinche es un insecto hemíptero de la familia Cimicidae, y su alimentación es hematófaga, es decir, se nutre de sangre de humanos y otros animales de sangre caliente. Es por ello por lo que debemos de tener mucho cuidado ante el riesgo de que aparezca en nuestro entorno.

¿Dónde encontrar a la chinche de cama y cómo reconocerla?

Encontrar chinches de cama en nuestras instalaciones o nuestro hogar es uno de los problemas mayores en cuanto a plagas se refiere, debido a lo irritante de sus picaduras y a la dificultad que supone eliminarlas.

Las chinches de cama pueden infestar cualquier instalación, aunque son más comunes de encontrar en establecimientos hoteleros, hospitales y viviendas, debido a la alta rotación de turistas y pacientes.

Estos insectos se introducen en nuestras instalaciones a través de la ropa y elementos como maletas, en los que viajan en los traslados de personas.

Una vez dentro de nuestras instalaciones o nuestro hogar, sus escondites favoritos suelen ser lugares cercanos a su fuente de alimentación (las personas). Es decir, en colchones, somieres, cabeceros, ropas de cama, mesitas de noche, sofás, sillones e incluso en cortinas. En casos más extremos, pueden encontrarse en el cableado eléctrico, falsos techos, molduras o parqués.

Chinches de cama

La principal muestra de que nos encontramos con un problema de chinches son las picaduras, manchas o restos de sangre en sábanas y colchones, así como la visualización de las mismas, pudiéndolas reconocer debido a su color marrón rojizo, con forma ovalada y seis patas.

Las picaduras suelen ser pequeñas marcas rojas con poco espacio entre ellas, generalmente en brazos y cuello.

 

¿Cómo combatir las chinches de cama?

Para poder combatir las chinches se necesita más que un buen insecticida, ya que este problema en la gran mayoría de los casos requiere un personal especializado y cualificado, que conozca la biología y comportamiento de las chinches y que tenga la experiencia suficiente para combatir cualquier problema que se pueda presentar.

Los tratamientos de chinches de cama normalmente requieren varias horas de trabajo, ya que requieren de desmontar todo lo desmontable en el lugar de su visualización, y aplicar insecticida en todos sus escondrijos, ya que estos insectos pueden llegar a aguantar 500 días de ayuno forzoso, por lo que si quedara tan sola una chinche el tratamiento sería un tratamiento fallido.

Los tratamientos de chinche de cama requieren una estrecha colaboración empresa-cliente, debiendo seguir el cliente todas las medidas y recomendaciones realizadas por Castillo Desatascos, para que así el tratamiento obtenga la efectividad deseada. ¿Alguna duda? ¿Sospecha que puede estar sufriendo una infestación de chinches de cama? ¡Contacte con nosotros!