Las colillas: Las grandes obstructoras de las alcantarillas

Además de las bolsas de plástico, toallitas húmedas, hojas y tapas de refresco ¿Sabes cuál es el máximo obstructor de las alcantarillas en el mundo? Las colillas de cigarrillos. Se calcula que las colillas de cigarrillo son el residuo humano más abundante del mundo, con nefastas consecuencias en la contaminación ambiental.

Cada colilla de cigarrillo contiene una cantidad de elementos nocivos para el agua como mercurio, arsénicos, alquitrán y fibras insolubles en el agua. Estos componentes pasan directamente a los ríos, lagos y mares causando la muerte de miles de peces y especies marinas.

Anualmente se fuman en el mundo cien mil millones de cigarrillos y organizaciones medioambientales  estiman que un 80% de esas colillas van a parar al océano. Además, las colillas de cigarrillo son devoradas por peces y se han encontrado colillas aún sin digerir en pescados vendidos en supermercados y lonjas. Todo este problema sucede una vez que las colillas han superado el larguísimo viaje desde el suelo hasta el mar. Sin embargo, en grandes ciudades como Sevilla, el problema es aún menos abstracto y mucho más cuantificable. Los ayuntamientos de la provincia gastan millones de euros anualmente en limpiar el sistema de alcantarillado urbano.

La acumulación de desechos sólidos causa atascos en arquetas y colectores de agua de lluvia que producen serios problemas en el sistema. Los desatascos de tuberías en Sevilla son un problema que no sólo atañe a los municipios.  A nivel privado, las colillas obstruyen tuberías domésticas y comunitarias con taponamientos que impiden el flujo normal de las aguas residuales. Acabar con este problema es tarea de todos y la prevención se plantea como la única forma de erradicarlo.


Eliminar las colillas de manera más segura

Si nos sentamos en un banco de cualquier plaza sevillana, en pocos minutos podríamos contar por decenas las colillas que son arrojadas al suelo. Como un acto prácticamente automático, muchos fumadores tiran las colillas al suelo o aún peor, directamente en las alcantarillas.

El peso de una colilla es ínfimo y son fácilmente arrastradas por el viento hasta las bocas de recolección de agua de lluvia de las alcantarillas urbanas. Una vez ahí, quedan suspendidas, pues son insolubles y con una alta flotabilidad. Estos desechos se van acumulando hasta formar un tapón que, unidas a otros desperdicios sólidos, impiden el libre flujo del agua por el sistema. Los desperdicios de cigarrillos obstruyen los canales de las plantas de tratamiento, bombas de agua y otros componentes..

La forma menos contaminante es eliminar las colillas como parte de los residuos sólidos, dentro de la basura orgánica y usando los colectores urbanos. La mayoría de las papeleras de las grandes ciudades cuentan con receptores de colillas, los cuales son posteriormente mezclados con la basura ordinaria.

En nuestros hogares, debemos evitar a toda costa tirar las colillas en el váter, en el fregaderos o en puntos de recolección de agua de jardines o terrazas. Los servicios de desatascos de tuberías en Sevilla pueden ser más eficientes si aprendemos a prevenir los atascos del sistema de alcantarillado.