¿Tirar las toallitas húmedas al W.C.?

Siguiendo la línea de informar y resolver las dudas que habitualmente tenéis o que directamente nos planteáis a través de nuestras redes sociales, hoy vamos a desmitificar y aclarar un tema tan común como recurrente en nuestro día a día: Las toallitas húmedas.

Conocidas no hace mucho como toallitas de bebé, las toallitas húmedas han ido diversificando tanto su nombre como su uso hasta lo que son hoy día, un elemento que usamos para infinidad de situaciones y que incluso en algunos hogares está desbancando al papel higiénico junto al retrete.

No es raro ver un paquete de toallitas en la guantera de nuestros coches, en infinidad de puestos de trabajo, en el salón, incluso en la cocina… lo cual genera la duda que todos nos hemos hecho en alguna ocasión: ¿Podemos tirar estas toallitas al W.C?

En casi todos los envases de éstas nuevas amigas podemos leer que son elementos biodegradables. Es decir, las toallitas se descomponen con facilidad una vez las tiramos y no mantendrán su consistencia durante mucho tiempo como puede pasar con otros elementos. En algunos paquetes incluso, se aventuran a poner que lo recomendable es no tirar más de una toallita al desagüe.

Entonces… ¿Tiramos o no las toallitas húmedas al W.C.?

Rotundamente NO. Las toallitas de bebés, las desmaquillantes, las húmedas y todo tipo de productos similares no se degradan con la misma rapidez que lo hace la celulosa del papel higiénico. A pesar de estar catalogadas como desechables o biodegradables, no tienen esta característica en el corto espacio de tiempo que puede tenerlo el papel higiénico convencional, lo que hace que las toallitas recorran muchísimos metros de tuberías hasta desintegrarse.

Cuando las toallitas pasan por bombas que impulsan el agua hacia las depuradoras o los diferentes filtros comienzan a deshilarse y generan una obstrucción lógica al ser mucho más sencillo que queden enganchadas y se adhieran a las paredes de las tuberías haciendo además que se enganchen a ellas otros residuos que pasen por allí (y que con total probabilidad tampoco deberían haberse arrojado al wáter) como bastoncillos de oído, preservativos, compresas, bolsas… Hemos de aprender de una vez por todas que el retrete no es una papelera.

No es un gran problema que se arroje al W.C. una toallita húmeda como tal, pero si todas las viviendas tiramos varias al día, multiplicamos ese número por los 7 días semana y hacemos de esta práctica una rutina común no tardaremos en experimentar roturas de tuberías, atascos y otras incidencias obvias ante tales problemas.

Toallitas húmedas

Las toallitas húmedas son cada vez más usadas.

Desde Castillo Desatascos queremos hacer hincapié en la sana costumbre de ubicar junto a nuestro inodoro una papelera y que intentéis tirar por él el menor número posible de elementos sólidos. Por muy preparadas que estén según sus envases, lo mejor es no tirar toallitas húmedas al W.C. para la buena salud de vuestro sistema de evacuación y alcantarillado.