Prevención de atascos durante las reformas en casa

Sin importar la envergadura o duración, los atascos de desagües durante las reformas son muy comunes. Esto ocurre con especial frecuencia en trabajos que no son hechos por profesionales. Los atascos de tuberías se producen en una mayor medida cuando la reforma la hacen personas no especializadas. Pequeños trabajos de pintura, bricolaje o jardinería, pueden desembocar en serios atascos de las cañerías de desagüe de casas, jardines o terrazas.

A pesar de que pueda parecer “normal” o parte del proceso, resulta que hay muchas maneras de proteger las entradas de agua residual y prevenir atascos por reformas. Con unas sencillas acciones, podemos reducir e incluso eliminar las posibilidades de atascos en nuestras tuberías durante trabajos de reformas en casa. Antes de ver algunos sencillos consejos, veamos las causas más habituales de atascos, obstrucciones y colapso de drenajes.


¿Cómo se produce un atasco durante una reforma?

Existen diferentes tipos de trabajos de reforma, decoración, ampliación o jardinería, que producen residuos que pueden terminar en los desagües. Estos objetos pueden acumularse y producir obstrucciones serias del drenaje, causando serios daños en el sistema.

Estas son solo algunas de las cientos de reformas que causan atascos de drenajes caseros:

Pintura 

Aunque puede parecer que un pequeño trabajo de pintura es inocuo, nos sorprendería la cantidad de llamadas de urgencia que reciben las empresas de desatascos en Sevilla.

La pintura es en esencia un tipo de plástico líquido que al secarse produce un tapón que impide el flujo de agua. La pintura que cae por el desagüe, además de ser un contaminante del agua muy serio se solidifica causando tapones impermeables. 

Demolición, lijado o taladros

El fino polvo que se produce al abrir un agujero con un taladro o lijar una pared, se mezcla con pintura, agua, escayola, serrín y otros productos dentro del desagüe. Este polvo se va acumulando y transformando en un sólido tapón que obstruye las tuberías.

Jardinería

Sin querer, al remover tierra, podar ramas, modelar setos o cortar el césped, podemos dejar caer residuos dentro de los desagües, obstruyendo gravemente su libre flujo.

Piezas metálicas

Al trabajar podemos dejar caer tornillos, tuercas o piezas metálicas de pequeño tamaño. Estas piezas pueden quedar atascadas en el sistema y causar obstrucciones.


¿Cómo evitar los atascos en reformas?

Lo primero, es identificar las posibles fuentes de atascos y taponamientos de las tuberías de drenaje. Los residuos sólidos, plásticos o insolubles, son los más típicos. Para prevenir los atascos, lo ideal es colocar rejillas, tapas ciegas o tapones en los puntos de desagüe. Por otro lado, cubrir la entrada y sus alrededores con materiales aislantes es una medida efectiva.

Al culminar la reforma, es importante que no utilicemos agua o lavemos el suelo y paredes antes de recoger todos los residuos sólidos. Con una aspiradora industrial o con la ayuda de una escoba y un recogedor, reducimos la posibilidad de que pasen al sistema. Antes de devolver la entrada de agua, debemos asegurarnos que no existan objetos sólidos, residuos o líquidos que puedan contaminar y causar atascos.