¿Cómo prevenir atascos en el lavavajillas?

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos más útiles dentro del hogar pero al mismo tiempo es de los puntos más susceptibles a atascos. La acumulación de restos de alimentos, materia orgánica y grasas, hace que este aparato sea uno de los “puntos calientes” de atascos en las viviendas.

Existen dos causas muy frecuentes de atascos en el lavavajillas. El primero tiene que ver con el mal uso del equipo y el segundo, debido a la falta de mantenimiento. En la mayoría de los casos, no notamos la acumulación progresiva hasta que es demasiado tarde.

Los lavavajillas suelen presentar síntomas de problemas en el desagüe. Sin embargo, la mayoría de las personas no se percatan de ellos hasta que el problema se ha hecho muy grave. Atender estos pequeños síntomas, no sólo previene los molestos atascos sino que alarga la vida útil y la eficiencia del equipo.

Asimismo, corregir el tratamiento de los platos previo a su lavado, el uso correcto de las funciones y el mantenimiento periódico, nos ayudan a protegerlo. Veamos algunos síntomas de obstrucción y las formas de prevenir atascos en este equipo tan útil en nuestro hogar.


¿Cómo saber que hay una obstrucción en el lavavajillas?

El lavavajillas es un equipo que funciona básicamente eliminando los restos de alimentos de los platos y ejerciendo ciclos de enjuague sobre ellos. Para ello, utiliza agua a cierta presión, detergentes y un sistema de secado especial. Esta función obedece a una programación que es establecida por el usuario de acuerdo a la intensidad y tiempo del lavado.

Como el fregadero o la lavadora, el lavavajillas es uno de los puntos de desagüe de la cocina. Generalmente, va unido al sistema de recolección que recoge todas las aguas servidas de una casa. Es decir,  un atasco en el lavavajillas puede ocasionar un atasco generalizado en la vivienda.

Un lavavajillas que no está desaguando correctamente podrá presentar los siguientes síntomas:

  • Depósitos de agua en la base al finalizar el ciclo de lavado
  • Platos con restos de alimentos una vez procesados
  • Espuma por las puertas del lavavajillas o por el desagüe del fregadero
  • Pérdida o acumulaciones de agua en la base y alrededores
  • Mal olor durante su uso

5 acciones preventivas

  1. Recolectar todos los elementos sólidos de los platos antes de colocarlos en el equipo. Es recomendable hacerlo con un trapo, cepillo o una toalla de papel, pues así permite ahorrar agua.
  2. Cargar la cantidad adecuada de platos. Sobrecargar de platos el lavavajillas reduce su capacidad y lo hace menos eficiente.
  3. No obstruir los desagües. Debemos fijarnos de no colocar platos en la base o en los puntos de desagüe del equipo.
  4. Asegurarse de que la rejilla protectora esté bien colocada. Los lavavajillas tienen una rejilla que atrapa restos de alimentos para prevenir que vayan a la tubería. Esta rejilla puede moverse y causar que los alimentos pasen al sistema.
  5. Usar el ciclo y producto correcto. Un exceso de agua o un detergente inadecuado, puede causar un mal funcionamiento y una obstrucción del sistema de descarga.

Si necesitas los servicios de una empresa de desatascos de tuberias en sevilla, contacta con nosotros.