Limpieza de alcantarillados en Sevilla: Todo lo que debes saber

El sistema de alcantarillado es un lugar donde se vierten residuos tanto orgánicos como de lenta descomposición o inorgánicos, que al descomponerse lentamente favorecen la creación de atascos, que a su vez pueden convertirse en foco de infección, atraer plagas o incluso generar inundaciones. Hoy en Castillo Desatascos vamos a contarte en qué consiste la limpieza de alcantarillados y por qué es tan importante tenerla en cuenta de manera periódica.

Nuestro servicio de mantenimiento integral de redes es la mejor opción para prevenir problemas de atascos, malos olores o condiciones de insalubridad. Para realizar esta limpieza de alcantarillados en Sevilla conviene contar a su vez con un equipo humano con la experiencia y la capacidad suficiente, acompañado del mejor equipamiento técnico.


¿Dónde se realiza la limpieza de alcantarillados?

Cuando se realiza una acometida de limpiezas de alcantarillados en Sevilla realmente se tienen en cuenta distintos elementos tanto dentro de las edificaciones como fuera de ellas. Cabría distinguir entre «zonas particulares» y «saneamiento público». Estos elementos en lo que se refiere a estas zonas particulares seríaan:

  • Arquetas, que forman parte del alcantarillado particular de los edificios, encontrándose normalmente dentro de ellos.
  • Entronques, que facilitan que el agua sucia pase del alcantarillado particular a la zona de saneamiento público.
  • Albañales, que son los elementos que unen las arquetas con los entronques.

En lo que respecta al saneamiento público, encontraríamos principalmente estos dos elementos:

  • Alcantarillas, que se encargan de llegar las aguas fecales hasta los colectores. Normalmente se trata de conductos de diámetro mediano.
  • Colectores, que se encargan de canalizar el agua hasta la estación depuradora más cercana.

¿Cómo se hace una limpieza de alcantarillados en Sevilla?

¿Cómo se hace una limpieza de alcantarillados en Sevilla?

En Castillo Desatascos contamos con diferentes equipamientos la hora de realizar una limpieza de alcantarillados para prevenir atascos. Es decir, en función de la situación y las características del entorno donde acometer la limpieza, podremos emplear unos métodos u otros.

Entre los procedimientos habitualmente usados se encuentra la limpieza con agua a presión, donde el agua es bombeada por un camión cisterna que lanza el líquido elemento a más de 200 bares de presión, removiendo y deshaciendo todo lo que el agua encuentra a su paso. Una de las principales ventajas de este sistema es que es 100% respetuoso con el medio ambiente. 

Conviene tener en cuenta que en la mayoría de casos, el atasco de tuberías tiene como principal causa el arrastre de basura, tierras o restos como ramas y similares restos biológicos. Todos estos restos acaban obstruyendo el conducto, provocando el desbordamiento de aguas negras así como olores desagradables y problemas de inundación cuando se producen lluvias de cierta importancia.

Para prevenir este tipo de situaciones, es muy importante tener consciencia de prevención y realizar limpiezas de alcantarillado preventivas. Siempre es mejor llevar a cabo acciones preventivas que correr el riesgo de un atasco de importancia que pudiera provocar un «reventón» de una tubería, con el consiguiente coste en materia de reparación.