¿Es una Rata o Ratón en casa?

A pesar de miedo que a muchas personas les da, es muy común encontrar un roedor en nuestro hogar. Esto es aún más probable si vivimos en una casa o en un piso bajo y, como es natural, dependerá también de la zona en que vivamos.

Qué hacer si me encuentro un roedor

Sea como sea, la máxima prioridad debe ser siempre deshacernos de esos inoportunos inquilinos por diferentes razones tanto estructurales como sanitarias. Tanto las ratas como los ratones contaminan alimentos al tocarlos con sus extremidades, que se encuentran constantemente en contacto con su orina y sus excrementos, así como con la caída de sus pelos, ya que un roedor medio muda más de 300.000 pelos a lo largo de un año. Hacen incluso que peligre la vida de mascotas y animales de compañía al contaminar sus alimentos o incluso por la infección que originaría una mordedura de estos roedores.

Respecto a los daños estructurales, como su propia denominación indica los roedores roen todo tipo de materiales y especialmente tuberías de diversos materiales así como cables y otros conductos que se encuentran tras nuestras paredes. Por si fuera poco, los nidos de los roedores suelen producir obstrucciones en tuberías de desagüe, conductos de ventilación… etc.

¿Por qué es importante identificar qué roedor es?

Cuando nos encontramos un roedor en nuestro hogar, la mejor medida que podemos tomar es contactar con profesionales del sector. Los especialistas en desratización serán a todas luces más eficaces que nosotros a la hora de erradicar el problema. Sin embargo, nosotros por nuestra cuenta sí podemos contribuir a que el problema de los roedores se solvente con más celeridad y esto es indicando a los especialistas qué tipo de roedor es.

¿Es rata o ratón? Cada tipo de animal, si es una rata o un ratón por ejemplo, posee unas rutinas alimenticias y unos hábitos a la hora de vivir, por lo que poder determinar con exactitud a qué nos enfrentamos supondrá una elección de raticida más efectiva por parte de los profesionales del sector de control de plagas.

Diferencia ratas de ratones

A pesar de que aparentemente sean similares una rata tiene, para empezar, la cabeza más alargada que un ratón y por tanto considerablemente más grande. Además, las patas traseras son igualmente más grandes en una rata que en un ratón. Por estas diferencias físicas, las ratas permanecen habitualmente en una pose más estirada que los ratones, que presentan una postura aparentemente más circular al encorvar el lomo. En el siguiente dibujo podemos apreciar la diferencia física entre una rata y un ratón.

¿Rata o ratón?

Además de su aspecto físico, las ratas se diferencian de los ratones en que son animales de una actividad marcadamente nocturno. Observar una rata a plena luz del día denota o bien una superpoblación o una importante escasez de alimentos.

Una rata común ingiere de media una décima parte de su peso al día, y debido a este gran volumen de alimento se esmera en mantener sus incisivos afilados, para lo cual se pasan gran parte del tiempo royendo todo lo que se presente a su paso.

Los ratones, por su parte, muestran una predilección especial por anidar en el interior de las viviendas, ya que en ellas encuentran unas condiciones ideales para ellos. Es muy común encontrar sus nidos tras los armarios, en los falsos techos e incluso detrás de los cajones de algunas cajoneras.

Tanto las ratas como los ratones poseen independientemente de la época del año un periodo de gestación muy breve que viene acompañado de grandes camadas, por lo que en condiciones favorables para ellos son una plaga que se extiende y se multiplica con rapidez. Todos estos factores hacen que acometer el exterminio de estos animales en nuestro hogar sea prioritario desde el momento del primer atisbo, y desde Castillo Desatascos estamos dispuestos a ayudaros.