5 consejos para prevenir atascos en verano

En esta época del año donde en el sur nos acompaña un tiempo extraordinario para relajarnos y disfrutar del verano, no debemos olvidar que este ambiente tan seco y caluroso es un caldo de cultivo ideal para que se ensucien y se atoren las tuberías y desagües de nuestro entorno.

Aunque en su mayor parte estos problemas aparecen por causas naturales, se suelen ver agravados por un mal uso o simple desconocimiento por parte de cuantos lo usamos día a día.

Si en unos meses, cuando se acerque el otoño, no queremos llevarnos una desagradable sorpresa con las primeras lluvias, lo ideal sería hacer una revisión por parte de personal cualificado que nos asegure el correcto funcionamiento de las instalaciones. No obstante, en Castillo Desatascos queremos siempre facilitaros la vida, y es por eso por lo que nos hemos preparado esta lista de 5 simples consejos que podréis prevenir y evitar atascos en tuberías vosotros mismos.

¿Cómo prevenir atascos en tuberías?

  • Evitar tirar residuos no degradables. Obvio, ¿verdad? Pues es muy sorprendente la inmensa cantidad de situaciones en las que compresas, gasas u otros elementos higiénicos no degradables son los protagonistas de un auténtico caos en los desagües. Incluso si un papel higiénico es degradable, puede contribuir a la acumulación de suciedad en las tuberías.
  • Contemplar la instalación de rejillas y salvahojas. En patios, balcones y jardines es muy recomendable tener instalados estos elementos que hacen que la cantidad de hojas, tierra y otros elementos naturales se cuelen fácilmente en los conductos. Este tipo de suciedad es el principal motivo de atasco en las cercanías de nuestro hogar.
  • No verter grasas. Hablamos de lo severo que llega a ser el periodo estival en Sevilla y el sur de España en general. Aceites, grasas y soluciones oleosas son una trampa fatídica para nuestras tuberías con el calor de estas zonas. De forma habitual estas sustancias se adhieren a las paredes de los conductos generando su obstrucción por dos simples motivos: Hacen que la cavidad se reduzca y generan acumulación de sedimentos al provocar que estos queden atrapados en las pegajosas paredes.
  • Revisar los sifones en baños y cocina. Aunque se suele tender a ignorarlos, los sifones en las tuberías de los aseos y cocinas necesitan ser revisados al menos una vez al mes. En ellos se acumulan pelos, piel seca y otros elementos que desprendemos de forma natural e inconsciente con tan sólo el aseado habitual.
  • Química de andar por casa. Si periódicamente vertemos un vaso de vinagre y agua hirviendo, generaremos en el interior de nuestro sumidero una reacción química que en algunos casos de atasco disolverá el problema. En caso de utilizar productos químicos, extreme la precaución y evite el contacto con la piel.
    Desde Castillo no recomendamos el uso de desatascadores sólidos tales como bicarbonato, sosa caústica o similares ya que si el atasco no consigue disolverse, estos productos se funden con el agua solidificándose en el interior de la tubería en forma de piedra, causando así un problema mayor.
La suciedad es el mayor motivo de atascos

La suciedad es el mayor motivo de atascos

Si no hay más remedio

Todas estas medidas ayudan a prevenir y evitar atascos en tuberías y desagües, no obstante en ocasiones nos vemos obligados a recurrir a profesionales bien porque hablamos de desperfectos físicos en la instalación o de atascos puntualmente extraordinarios y fuera del control doméstico. Si se ven en esta situación, no dude en ponerse en contacto con nosotros aprovechando el periodo estival. Como dice el refrán, siempre es mucho mejor prevenir y que curar.