4 problemas que tu grifo tendrá con el tiempo

Los moteros tienen un dicho popular entre ellos que viene a decir algo así como que “existen dos tipos de moteros: Los que ya se han caído y los que se caerán”. En lo referente a las instalaciones de abastecimiento y desagüe de nuestros hogares ocurre algo similar. Por muy buenos materiales y por muy exquisita que haya sido la instalación, si no hemos tenido ya problemas algún día llegarán.

Hoy nos vamos a centrar en los grifos, esos grandes amigos de nuestras cocinas y nuestros cuartos de baños que cuando presentan problemas son capaces de provocar una auténtica inundación de estar por casa… Estos problemas son naturales ya que son elementos compuestos por multitud de pequeñas piezas que sufren un desgaste por fuerza continuo.

4 problemas habituales con los grifos (y su solución)

Desde Castillo Desatascos estamos especializados en los sistemas de evacuación y desagüe pero con el objetivo de ayudaros siempre hemos querido recopilar los 5 problemas más habituales en lo referente a los sistemas de grifería para que podáis tener una leve idea de qué hacer y cómo solucionar temporalmente estos problemas.

1. El grifo que gotea

Sin duda el problema más habitual. Un clásico del que suele ser causante la goma del eje del grifo, que al estar deteriorada por el paso del tiempo permite que se filtre el agua que gotea. Cerrad la llave paso general de la vivienda y posteriormente desmontar el grifo para cambiar esta goma.

2. El grifo que gotea… por la rosca

Una variante del clásico grifo que gotea. En este caso, la causa habitual es que el grifo se haya podido aflojar. El procedimiento es el mismo, aunque probad antes a ajustarlo un poco y evitar tener que desmontarlo entero.

3. El grifo que gotea… por la base

Una nueva variante de nuestro número 1. Comprobad como en el caso anterior que el grifo está bien fijado y si no es así, cerrad la llave de paso y desmontarlo. Es posible que algún material de sus base esté en mal estado y eso provoque que “baile” un poco provocando una fuga.

4. El grifo que no echa agua

En estos casos es muy habitual que suene algún ruido al abrirlo a pesar de no echar agua. Lo más normal es que sea una obstrucción. Una vez más cerrad la llave de paso y desmontar el dispositivo de grifería para comprobar el recorrido del agua por él. Si todo está correcto es muy posible que el problema no esté en el grifo sino en las tuberías, y entonces lo mejor es que llaméis a un profesional.


 

Como siempre, si a pesar de estos consejos los problemas persisten no dudéis en llamar a empresas de desatascos o fontanería, que sabrán qué hacer en todo momento. También es importante contar con las herramientas adecuadas, ya que si no poseéis las mismas lo ideal es que os despreocupéis llamando a estos profesionales.