4 consejos para sobrellevar el frío en tus tuberías

Aunque en Andalucía generalmente no tenemos problemas con las bajas temperaturas, es cierto que el frío del invierno puede llegar a ocasionar problemas en las tuberías en algunos días y algunas zonas en concreto. En esta ocasión vamos a poner el foco en prevenir problemas en materia de fontanería que puedan producirse a causa de heladas y bajas temperaturas.

Evita los goteos

Erradicar cualquier tipo de goteo debe ser una prioridad en cualquier escenario pero especialmente en épocas invernales. Un pequeño hilo de agua o un goteo es muy propenso a congelarse fácilmente, lo que favorecerá que la tubería pueda llegar a obstruirse con facilidad y pueda generar problemas.

Este es un tema muy a tener en cuenta especialmente en las tuberías que están en el exterior, ya que si se llegan a obstruir por el hielo pueden generar problemas en cualquier punto de la tubería, incluido el interior.

¿Tienes jardín? Cuidado con las mangueras

En patios y jardines es conveniente vaciar cuidadosamente las mangueras para evitar que puedan obstruirse por hielo y, al abrirlas, puedan reventar.

Aunque no es lo habitual por estas zonas, cuando las temperaturas sean inferiores a 0º lo ideal es que incluso sean desconectadas de la llave, para evitar que en caso de obstrucción el colapso pueda llegar hasta la propia tubería.

En los casos que depósitos de agua, puedes verter un poco de glicerina para evitar que se congele su interior.

Protege las tuberías exteriores

En partes externas de casas o incluso en sótanos podemos encontrar tuberías exteriores que son susceptibles de congelarse y por tanto obstruirse.

Ya sabemos lo desagradable que resulta un atasco doméstico, y existen cintas térmicas y accesorios aislantes que se pueden instalar para prevenir problemas.

Prevenir atascos por el frío

¿Y si la tubería se ha congelado?

En caso de ser demasiado tarde y encontrarse obstruida por hielo una tubería, lo más importante es mantener la calma y observar el material del que se compone el tramo afectado. Esto es importante porque algunos materiales pueden romperse si la transición de calor de frío a calor es muy brusca.

Si la tubería es resistente y no pare dañada por la congelación, puedes aplicar calor con un secador o un calentador doméstico para intentar revertir la situación, siempre con cuidado de no causar daño en la instalación.

En cualquier caso, si llegas a sufrir una obstrucción en las tuberías, lo más recomendable es que contactes con profesionales que sepan cómo actuar ante cualquier imprevisto.